¿CUÁNTA AGUA DEBO BEBER AL DÍA?

 ¿Cuánta agua debo beber al día?
Seguro que más de uno  de vosotros se ha hecho esta pregunta en infinidad de ocasiones, Y lo cierto es que no siempre es fácil de responder.
Las generalizaciones son peligrosas, más aún en aquellos temas relacionados con la salud y la nutrición, y es que, realmente, no se puede asegurar que debamos tomar una cantidad fija de agua, ya que aunque existe una cantidad que se establece como norma general (entre 1,5 y 2 litros al día) debemos tener en cuenta también factores personales y ambientales que pueden hacer necesario un consumo mayor o menor.
Estos factores a tener en cuenta serán:
· Sexo
· Edad
· Peso
· Talla
·  Metabolismo
·  Existencia o ausencia de alguna patología renal y/o cardíaca.
· Condiciones ambientales
· Grado de actividad física realizada por la persona.
Es decir, una persona sana que no padezca enfermedades de riñón ni de corazón y que tenga una actividad física normal, deberá beber entre 6 y 8 vasos de agua al día, pero realmente deberá escuchar los mensajes de su cuerpo para saber si se está pasando o quedando corta.
Los signos de que estamos bebiendo poco agua son, principalmente:
· Sensación de sed: Es el principal signo que nos indica que debemos beber, por tanto, bebe agua cada vez que te sientas sediento. El problema es que hay una serie de circunstancias por las que es posible que este mecanismo de regulación se vea disminuido, como la:
· Cantidad de orina disminuida y concentrada.
· Piel seca.
· Dolor de cabeza.
· Mareos
· Dificultad de concentración.
· Cansancio
· Irritabilidad
·En los casos más extremos puede llegar a haber desorientación y pérdida de conciencia.
Existen una serie de circunstancias en las que puede ser conveniente aumentar la cantidad de agua que bebemos y hacerlo de vez en cuando, aunque no sintamos sed:
· Personas que siguen una dieta cetogénica.
·Ancianos sin problemas renales ni cardíacos, ya que la percepción de la sed disminuye con la edad.
· Personas con tendencia a padecer cálculos renales.
· Deportistas
·Personas que trabajan al aire libre en países muy calurosos.
·Durante la lactancia.
·Cuando hay fiebre.
Tampoco hay que beber más de la cuenta, ya que podemos provocar graves desórdenes electrolíticos en nuestro cuerpo que pueden ser realmente muy peligrosos, un ejemplo de esto es la hiponatremia, así que si bebes una cantidad normal, no sientes sed, tu orina es clara y abundante y no estás sometido a condiciones climáticas extremas no deberás incrementar tu ingesta diaria de agua.

No hay comentarios.:

IMAGEN DE MUJER. Con tecnología de Blogger.